Todo trabajador que cuente con seguridad social tiene derecho a una cuenta individual en la que se van acumulando los recursos depositados a lo largo de su vida laboral. Una Afore (Administradora de Fondos para el Retiro) es la encargada de administrar ese “fondo de ahorro” para que el trabajador pueda disponer de ellos después de su jubilación, es decir, al cumplir 65 años y mil 250 semanas de cotización.

En la Afore se depositan –automáticamente del recibo de nómina– las aportaciones que hace el trabajador junto con las que realice el patrón y el gobierno. La aportación obligatoria corresponde al 6.5 por ciento del salario base de cotización del trabajador, quien aporta bimestralmente el 1.125 por ciento, el patrón contribuye con el 5.150 por ciento y el gobierno 0.225 por ciento.

El gobierno federal hace una aportación complementaria para aumentar el ahorro pensionario. El monto depende del ingreso del trabajador, siendo el más alto para los que ganan un salario mínimo y el más bajo para quienes ganan 15 salarios mínimos.

Aportando durante toda la vida laboral, este ahorro sumará lo necesario para obtener una pensión mensual aproximada del 30 por ciento del último salario base, lo cual será menos de la mitad del último salario que percibas. Por ello, la mejor opción para mejorar esta situación es incrementar tu ahorro para el retiro.

Así funcionan las Afores

Las Afores:

  • Abren cuentas individuales a petición de los trabajadores.
  • Reciben las cuotas y aportaciones que los trabajadores, patrones y gobierno entregan, y las depositan en las cuentas individuales. 
  • Reciben y registran las aportaciones voluntarias de los trabajadores y en su caso, de los patrones.
  • Administran e invierten el ahorro para el retiro a través de las Siefores para obtener rendimientos.
  • Registran en la cuenta individual los rendimientos que vaya generando el ahorro para el retiro del trabajador.
  • Registran en la cuenta individual las aportaciones para vivienda que hace el patrón al INFONAVIT, que el propio instituto administra, así como los rendimientos que generen.
  • Envían un estado de cuenta cuando menos tres veces al año para que el trabajador conozca los movimientos llevados a cabo en su cuenta y lleve el control de la misma.
  • Al momento del retiro, entregan al trabajador el monto correspondiente a su pensión.

Al formar este fondo de ahorro, todo lo que se acumule se divide en otras subcuentas que pueden generar mayor rendimiento al momento de retirarse:

Aportaciones Voluntarias: es el ahorro extra que el trabajador decide hacer por cuenta propia y permite acceder a mejores rendimientos y beneficios fiscales. 

Estas aportaciones no tienen un monto máximo ni mínimo y pueden realizarse cada cierto número de meses.

Esta es la mejor subcuenta para aumentar el ahorro. Ahorrar solo el 6.5 por ciento es muy poco dinero para tener una vejez digna, lo ideal sería ahorrar el 10 por ciento de tus ingresos para lo cual puedes hacer depósitos del monto que tú quieras (nota: de esta subcuenta tienes la opción de retirar tu dinero, si lo requieres cada dos o seis meses).

Vivienda: sólo el patrón realiza aportaciones a esta subcuenta que equivale al 5 por ciento del salario base de cotización y se destinan al Infonavit a través del Fondo Nacional de la Vivienda. Si no utilizas ese dinero, servirá para elevar el monto de la pensión a la hora de jubilarse. 

Aportaciones complementarias: son exclusivamente para elevar el monto de la pensión y se pueden realizar en cualquier momento. 

En esta cuenta solo podrás retirar tu dinero hasta los 65 años, no existen retiros anticipados más que por invalidez. Si piensas que puedes necesitar tu dinero en el corto plazo, es mejor hacer aportaciones voluntarias.

Rendimientos

Los ahorros de la cuenta Afore permanecerán invertidos por muchos años hasta el retiro, pueden ser 15, 20, 30 o más años. Invertir a largo plazo genera mayores rendimientos, mientras más pronto empieces a ahorrar para el retiro, mayores serán los rendimientos en tu ahorro acumulado al momento de pensionarte.

Para que los recursos de la Afore crezcan, deben generar rendimientos y esto se logra a través de las SIEFORE (Sociedades de Inversión Especializadas en Fondos para el Retiro), las cuales se establecen en función de tu edad y el monto que estés aportando a la Afore. 

Mientras menor sea tu edad, el dinero se invertirá más tiempo y de manera más diversa, por lo que los rendimientos serán mayores. 

Actualmente hay cinco instrumentos: 

  1. Siefore básica 4 (36 años y menores)
  2. Siefore básica 3 (entre 37 y 45 años)
  3. Siefore básica 2 (entre 46 y 59) 
  4. Siefore básica 1 (60 años y mayores)
  5. Siefore básica 0 (mayores de 60 próximos a realizar retiros totales)

Conocer cómo funcionan las Afores ayudará a elegir la que mejor se acomode a tus necesidades y a elaborar un plan para asegurar un retiro digno.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), el nivel de contribuciones obligatorias por ley establecida es el 6.5 por ciento, es demasiado bajo para garantizar beneficios pensionarios, por lo que recomienda incrementarlo.

El camino idóneo para lograrlo es que como trabajador ahorres el 15 por ciento de tus salarios. El ahorro no depende de la capacidad salarial, si no del hábito que se tenga y de acuerdo con tus posibilidades.

Realizar aportaciones voluntarias a tu cuenta individual ayudará mucho al crecimiento de tu cuenta para garantizar una pensión que en comparación con el último sueldo aseguren un nivel y estilo de vida digno.