Uno de los proyectos de vida de la mayoría de las personas es consolidar un patrimonio, pero la mayoría de las veces el único camino para obtener una vivienda es a través de un crédito hipotecario, pues disponer del dinero para comprar una casa o departamento de contado, resulta casi imposible.

Un crédito hipotecario es un producto financiero que te otorga alguna institución financiera, y te brinda la oportunidad de adquirir una vivienda sin pagar el total de golpe. Dicho inmueble actúa como garantía de dicho préstamo a través de la figura de una hipoteca, con el propósito de que el propietario cumpla con sus obligaciones.

Una vez que terminas de pagar el préstamo, la institución libera la hipoteca y el inmueble ya es de tu propiedad. Es importante que sepas que los créditos hipotecarios pueden ser para la adquisición, construcción, remodelación o ampliación de la vivienda.

Pros y contras

Antes de contratar, solicita un esquema de pago a la institución y compáralo con otros, presta atención a las condiciones pactadas: enganche, comisiones, etcétera.

Adquirir un crédito hipotecario no debe convertirse en una carga significativa que te impida solventar los gastos necesarios, por ello, planifica tus gastos y verifica tu capacidad de pago y debes tomar en cuenta:

¿Cuánto puedes pagar mensualmente por un crédito hipotecario?
¿Dispones de ahorros?
¿Cómo planeas pagar el anticipo, gastos de escrituración e impuestos?
Analiza las cantidades que tendrás que pagar mes con mes y el tiempo que te llevará pagar la totalidad del crédito.

Previo a solicitarlo, revisa tus necesidades personales y familiares de vivienda, es decir, cuántas habitaciones necesitas, espacio para mascotas, cuarto de servicio, entre otras características.

También es importante considerar los servicios a los que puedes tener acceso: transporte, escuelas, mercados, centros comerciales, parques, deportivos y trabajo.

Antes de elegir inmueble, compara los precios en diferentes zonas, principalmente aquellas de tu interés. Si quieres saber si puedes acceder a un crédito hipotecario, algunas inmobiliarias realizan una pre aprobación en línea con la que podrás conocer el monto aproximado de tu crédito. También puedes consultar el “Simulador de Crédito Hipotecario” en www.condusef.gob.mx para conocer tus derechos y el ejercicio que representa un probable crédito con alguna institución.

Si haz tomado la decisión de solicitar este crédito, es mejor que antes de hacerlo, consideres lo siguiente:

El enganche es el capital inicial con el que deberás contar, regularmente es del 20 al 35 % del monto total del crédito.
El pago inicial (diferente del enganche), incluye gastos como: escrituración, estudio socioeconómico, apertura del crédito, seguros e impuestos, la inscripción ante el Registro Público de la Propiedad, entre otros.
El Costo Anual Total (CAT) te servirá para conocer el costo del crédito y compararlo con otros.

Recomendaciones

El tiempo en que se paga un crédito es largo y en el transcurso pueden atravesarse acontecimientos que dificulten su pago como quedarte sin empleo, que tus ingresos disminuyan o se te presente una emergencia familiar.

El contratar un seguro de vida y/o de otro tipo (por ejemplo, seguro contra daños, desempleo, invalidez) no sólo protege a la garantía del crédito, sino también al acreditado, ya que en caso de que suceda algo que no le permita seguir pagando, no tendrá que continuar haciéndolo, ya que aunque el beneficiario de los seguros será el banco, el pago que haga la aseguradora libera al cliente de cualquier responsabilidad, a él o a sus herederos.

Es recomendable que cheques los detalles así como las condiciones, funcionamiento y características que contiene el financiamiento. No te quedes con dudas, recuerda que se trata de una inversión donde comprometerás por mucho tiempo tus ingresos.

Accesibilidad a créditos hipotecarios

Ante la situación actual que vivimos por la pandemia a causa del Covid-19, las instituciones financieras son conscientes de la situación y dificultades económicas; por ello, la mayoría de las instituciones han implementado medidas de apoyo como diferir pagos sin generar más intereses ni penalizaciones y sin que se reporte a Buró de Crédito.

Lo anterior no significa que los pagos no se tengan que hacer, pero en la mayoría de los casos se estarían trasladando hacia el final del crédito, dependiendo el acuerdo que se haya logrado con la institución otorgante del crédito.

Asimismo, los bancos han creado promociones para incentivar la apertura de créditos hipotecarios, entre otros beneficios en las comisiones por apertura y avalúos gratis. Por ello, si haz tomado la decisión de comprar casa y aceptar el crédito hipotecario, es recomendable acercarte a tu banco para conocer si cuenta con algunas de estas facilidades ante esta situación.

Ten presente que al contratar el crédito, te comprometes a pagar esa cantidad durante muchos años, por lo tanto, debes hacerlo solamente si cuentas con el monto suficiente para comprar una casa y no representa una carga a tu ingreso. Un crédito hipotecario manejado con responsabilidad es un paso importante para construir un patrimonio firme.